¿Cómo elegir un rodapié blanco adecuado?

¡Ha llegado el momento! Dentro de nada vas a poder disfrutar de unos interiores bonitos. Las paredes ya están pintadas, la tarima está colocada, solo quedan los últimos detalles… como la instalación de los rodapiés.

¡Ha llegado el momento! Dentro de nada vas a poder disfrutar de unos interiores bonitos. Las paredes ya están pintadas, la tarima está colocada, solo quedan los últimos detalles… como la instalación de los rodapiés. ¿Pero cómo elegirlos con una oferta del mercado tan amplia? Incluso si ya te has decidido que por unos rodapiés blancos, a lo mejor sigues sin saber exactamente qué producto debes comprar. No te preocupes. Estamos aquí para ayudarte a elegir. Sigue leyendo para aprender cómo seleccionar un rodapié perfecto para tu suelo.

El suelo está casi acabado… ¡solo queda instalar los rodapiés blancos! ¿Por qué blancos?

En el mercado se ofrecen también rodapiés de múltiples colores que imitan la apariencia y la textura de la madera. No obstante, no siempre se corresponden exactamente al tono de la tarima. Si eres de los que te fijas mucho en los detalles estéticos, incluso las más mínimas diferencias del color pueden llegar a molestarte. Por suerte están aquí los rodapiés blancos. Son elegantes, nunca pasan de moda y, sobre todo, pegan con casi cualquier color: tanto del suelo como de las paredes. Además, si piensas incorporar muebles, accesorios o detalles blancos en el interior (como los marcos de ventanas), unos rodapiés blancos se ajustarán perfectamente a todo el diseño del espacio.

Rodapiés blancos: ventajas e inconvenientes

No parece haber una solución de interiorismo ideal (aunque hay algunas están cerca). Por supuesto, los rodapiés blancos tienen ventajas e inconvenientes. Por un lado, parecen ser la solución más universal, pero sabemos que la suciedad se ve más sobre blanco que en superficies de cualquier otro color. ¿Qué otras ventajas y qué inconvenientes supone la instalación de unos rodapiés blancos?

•    Protegen las paredes de la suciedad y los daños.
•    Cubren las juntas de expansión.
•    Tienen un aspecto elegante.
•    Se ajustan a la mayoría de los colores de tarimas y paredes.
•    Quedan bien tanto en espacios con colores claros como en los interiores más oscuros.
•    Se ofrecen en múltiples formatos y tipos de material.
•    Nos podemos olvidar del problema de ajustar el color al suelo.
•    Se pueden pintar de cualquier color.
•    En los interiores con colores oscuros sin elementos blancos, pueden saltar demasiado a la vista.
•    Existe el riesgo de ensuciarlos.

¿Son muy graves estos inconvenientes?

Depende de cada cliente. Por ejemplo, para familias con niños, cualquier superficie blanca parece una invitación a adornarla con dibujos. Por otro lado, muchos rodapiés disponibles en el mercado son impermeables y se limpian con facilidad. Esto hace que no tengas que prescindir necesariamente de ese detalle elegante con el que tanto has soñado, incluso si convives con pequeños diablillos. Pero antes de tomar la decisión final, conoce la oferta actual de tipos de rodapiés.

Tipo de rodapiés: ¿qué opciones hay?

Sobre todo, recuerda que existen unos cuantos aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir los rodapiés. Debes considerar tanto la forma del rodapié y su altura como el material en el que se ha fabricado. ¿Cómo hacerlo bien? Te hemos preparado una breve guía con el fin de facilitar un poco esa decisión tan importante. Lee este contenido para descubrir todos los secretos del mundo de los rodapiés.

La altura del rodapié

¿Por qué es tan importante la altura del rodapié? Porque si no se ajusta bien, puede hacer que el espacio parezca más bajo y reducido. Además, si combinas unos rodapiés blancos demasiado altos con colores de contraste en un espacio confinado, te arriesgas a crear una sensación de encierro incluso para personas que no sufren claustrofobia.

Al elegir los rodapiés, debes guiarte por la regla de oro: si las paredes miden menos de 260 cm, el rodapié no debe superar los 60-80 mm. Con unas paredes más altas, en casas de vecinos de la época de la preguerra, viviendas amplias o palacios, tienes más libertad. 😉Pero en un espacio muy bajo, plantéate instalar rodapiés del mismo color del suelo.

La forma del rodapié

El diseño de los rodapiés debe encajar con todo el interior. En los espacios que tienen un estilo moderno minimalista unos rodapiés simples quedarán estupendamente. Te damos unos ejemplos:

•    Rodapié clásico: sin fresar, un poco inclinado, más estrecho en la parte superior.
•    Perfil de Weimar: completamente recto, estilo zócalo.

Si aprecias la elegancia clásica, echa un vistazo a otras formas para añadir un toque especial a tus espacios sin crear una sensación de confinamiento. Por nuestra parte, te recomendamos los siguientes rodapiés:

•    Perfil de Hamburgo: un rodapié recto con un elegante acabado fresado en la parte superior y unos bordes pronunciados.
•    Perfil berlinés: otro rodapié recto, parecido al perfil de Hamburgo, con un discreto acabado fresado ondulado.

Por otro lado, existen también unos diseños más sofisticados que se pueden aprovechar sobre todo en las habitaciones que luzcan un estilo provenzal o retro. Te puedes guiar por tus gustos o dejar la selección en manos de un profesional. Y si no sabes cómo elegir, apuesta por unos rodapiés clásicos universales que se ajustarán a cualquier interior.

El material del rodapié

En el mercado existen cuatro tipos de rodapiés y cada uno se puede instalar en la vivienda sin ningún problema. Estos rodapiés difieren tanto en el aspecto exterior como en la calidad. También pueden presentar distintas propiedades. ¿Qué vas a elegir? Depende de tus preferencias individuales.

RODAPIÉS DE MDF

En primer lugar, te queremos hablar de los rodapiés de MDF. Como su propio nombre indica, se fabrican a partir de un tablero de fibras de madera de toda la vida y presentan las propiedades típicas de este material:

  • Alta resistencia a los daños.
  • El precio depende del precio de madera.
  • Amplio abanico de posibilidades de diseño gracias a la posibilidad de fresar distintos patrones.

No obstante, existen también diferentes tipos de los rodapiés de MDF. Su resistencia y propiedades difieren en función del material de acabado. La durabilidad de los rodapiés baratos con acabado de papel será mucho inferior a la de los rodapiés recubiertos con varias capas de barniz. Entonces, ¿cuáles son las opciones a elegir? Puedes comprar los siguientes productos:

  • Rodapiés de MDF con acabado de papel, es decir, la opción más barata y más difícil de instalar. ¿Por qué? Porque antes de instalarlos se deben pintar del color deseado.
  • Rodapiés de MDF con acabado de papel con recubrimiento: la versión más popular de estos rodapiés. Probablemente los hayas visto en las tiendas.
  • Rodapiés de MDF con acabado de barniz, o más bien, recubiertos de varias capas de barniz, que les da aspecto noble sin igual. Se trata de un producto de alta calidad y normalmente se tiene que pedir con antelación. Es cierto que son bastante más caros, pero el efecto final merece el esfuerzo económico.

La oferta de los rodapiés de MDF incluye también las formas y los patrones más elaborados. Asimismo, este tipo de material se asocia con el mayor número de inconvenientes, entre los cuales el más importante es la falta de impermeabilidad. Además, la instalación de estos rodapiés es una actividad muy laboriosa, ya que es necesario hacer recortes angulares y proteger los bordes con silicona, alargando considerablemente el proceso. No obstante, los rodapiés de MDF siguen teniendo muchos adeptos gracias a su naturalidad.

RODAPIÉS DE PVC

Otro tipo de rodapiés son los rodapiés fabricados de PVC. Estos se ofrecen en dos variantes: huecos y macizos. Ambos tipos son impermeables, altamente resistentes, duraderos y fáciles de instalar, además de presentar una amplia gama de colores a elegir. Esto permite ajustar fácilmente el rodapié de PVC al suelo, incluso si se ha fabricado a partir de madera más exótica.

¿Cuál es la diferencia entre los rodapiés huecos y macizos? Los rodapiés macizos son una versión mejorada de los rodapiés huecos, al garantizar una mayor resistencia y durabilidad, así como un efecto visual excepcional. Estos rodapiés presentan todas las propiedades de PVC, pero su superficie se parece a la capa noble del rodapié de MDF barnizado. Quedan perfectamente en los interiores elegantes y sofisticados, sobre todo los diseñados en un estilo moderno minimalista.

RODAPIÉS HDPS

Nos quedan los rodapiés HDPS, los llamados «no PVC». Se fabrican en poliestireno de alta densidad, son impermeables, muy resistentes y sorprendentemente ligeros, lo que facilita mucho su instalación. Presentan las propiedades de los rodapiés de PVC, pero… sin contener PVC 😉 En cuanto al aspecto exterior, se parecen a la superficie noble y estética de los rodapiés de MDF barnizados. Los rodapiés de HDPS destacan por la más alta calidad de ejecución: consulta los rodapiés DORA y verás a qué nos referimos.

¡Ya solo quedan los rodapiés para acabar el suelo!

Ahora ya sabes cómo elegir los rodapiés para tu suelo nuevo. ¿Te gustan las soluciones elegantes y atemporales? Elige unos rodapiés blancos. Se ajustarán a casi cualquier color de la tarima y de las paredes e irán estupendamente con los demás detalles blancos del interior. Si te importa elegir una solución duradera, apuesta por un material impermeable y resistente, como un rodapié macizo de PVC o un rodapié HDPS. Elijas lo que elijas, ¡seguro que tu suelo va a quedar precioso!

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

¿Quiere estar al día de las últimas novedades y productos de Arbiton? Suscríbase a nuestro boletín de noticias

© 2021 ARBITON | BY JELLY SOLUTIONS

Cookies

This website uses cookies specifically to improve your experience as a user of this website. You can change the rules or prevent cookies from being placed on your end device by changing the settings in your web browser. Detailed information on cookies can be found in our Privacy policy.

I accept

Products added for comparison: 1 COMPARAR Clear